Barcelona entre plazas y cervezas

Barcelona es la ciudad española que va a la vanguardia en todos los ámbitos sociales. Es la mezcla de lo gótico con la gran huella de modernismo que han dejado artistas y arquitectos de la talla de Gaudí. Esta mezcla es el fruto de ser una ciudad en la que se puede observar el futuro ya que es el reflejo de todo lo nuevo que se hace en Europa. Barcelona es cosmopolita.


VUELOS

Reservamos los vuelos a través de Ryanair un mes antes de ir por 60 euros/persona, ida y vuelta. En una hora y cuarto aproximadamente ya estábamos en el aeropuerto del Prat de Llobregat.


CÓMO IR DEL AEROPUERTO AL CENTRO


Hay diferentes posibilidades:

Taxi, la más cara pero a la vez la más cómoda y rápida si vas con muchas maletas y en familia o grupos grandes. 

Aerobus, es el shuttle que conecta el aeropuerto con el centro de la ciudad, haciendo paradas en puntos clave. Tarda 35 minutos, funciona todos los días del año, con una frecuencia de 5 minutos y cuesta 5,90 euros.

Tren de cercanías, la línea de Renfe se llama R2 Nord (Aeroport - Maçanet-Massanes) que sale del aeropuerto y te deja en la estación de autobuses Sans en 20 minutos con una frecuencia de 30 minutos. Su precio es de 4,20 euros desde aeropuerto a Sans.

Nosotros os recomendamos que os saquéis el bono de 10 viajes, viene bien para la ida y vuelta del aeropuerto y si vais a estar poquitos días ya que sirve también para las líneas de bus y metro. Aunque nosotros nos movíamos casi siempre a pie (nuestra casa estaba a 25 minutos andando del centro) este bono te puede salvar la vida cuando vuelves muy cansado o muy tarde de fiesta. Su precio es de 10 euros.

También podéis hacer un blablacar, os puede salir así más barato.

A nosotros nos recogieron en el aeropuerto unos amigos y nos llevaron en su coche. No nos quedamos en un hotel a dormir ya que nos acogieron en su casa durante los 5 días que estuvimos.

No hicimos turismo todos los días a full porque también fuimos allí por temas de trabajo, por lo que algunos días pudimos ver más cosas que otros. 

Allá vamos ... :)

DÍA UNO

Llegamos a Barcelona sobre las 9 de la mañana y nada más llegar nos diluvió literalmente. Aprovechamos y desayunamos en el típico bar "Doña María" que en Barcelona lo llevan chinos, muy curioso. 

Una vez dejó de llover, fuimos a trabajar y dio la casualidad que era por zona del Fórum y la parte del Montjuic de la inmensa Torre de telecomunicaciones de telefónica, diseñado por Calatrava, la Plaza de Europa y la zona del Palau Sant Jordi y el Estadio Olímpico.

Sobre las 6 de la tarde dejamos las cosas en la casa de nuestro amigo, cerca del Hospital Universitario Sagrado Corazón, hicimos una compra con todo lo que íbamos a necesitar esos días y seguidamente nos fuimos a patear la ciudad.

Fuimos andando hasta el Ensanche, por el Paseo de Gracia, donde vimos la Casa Milá y la Casa Batlló.

La Casa Milá, popularmente conocida como La Pedrera es obra de Antoni Gaudí, edificio modernista, construido principalmente de piedra, de ahí su nombre, forma parte de su etapa naturalista (primera década del siglo XX), cuando consagra su personalidad, inspirándose en formas orgánicas de la naturaleza.


La Casa Batlló, del mismo autor que la anterior y construida en durante la misma etapa. Además lo artístico y la originalidad, el arquitecto pone la funcionalidad por delante de los demás elementos dando a la iluminación y ventilación especial importancia para lograr un hogar sano. Este es el caso de la Casa Batlló. Ambas consideradas Patrimonio de la Humanidad.





Bajamos hasta Plaza Cataluña, la plaza más importante de la ciudad, que une la nueva urbanización con el casco antiguo, desde esta plaza parte la Rambla, por la que bajamos un tramo.

Después fuimos hacia el famoso Barrio Gótico, que es recomendadísimo ver por la noche, ya que su aura es más especial porque puedes recrearte mejor en la época.

Allí vimos la famosa Basílica de Santa María del Mar, que aparece en libros como La Catedral del Mar. Esta catedral es comúnmente conocida por ser la catedral los pobres y de la gente más humilde, construida por los pescadores allá por el 1329. En la puerta de la catedral están homenajeados los bastaixos que eran los descargadores de piedra que la llevaban a sus espaldas desde el puerto hasta donde la construyeron. Os aconsejamos a que entréis a verla, por dentro tiene la simplicidad del gótico y a la vez es inmensa y son preciosas sus vidrieras. 

También allí vimos la Plaza del Rey, donde se encuentra un conjunto de edificios góticos y renacentistas que forman el Palacio Real Mayor de Barcelona, sobre el que se destaca el Salón del Tinell, el antiguo salón de ceremonias de los Condes de Barcelona y de la Corona de Aragón. En esta plaza tiene su sede el Museo de Historia de Barcelona.

Uno de los rincones más bonitos del barrio es la Plaza de San Felipe de Neri, una placita muy pequeña con una fuente en el centro. Cuando entras, la plaza suele estar más silenciosa, por lo que dan ganas de sentarte a descansar y disfrutar de sus detalles. Si te fijas hay restos de metralla en la pared de uno de los peores bombardeos aéreos de la Guerra Civil en el que murieron 42 personas, incluido niños. 

Por la Calle del Bisbe también hay que pasarhay un puente a mitad de inspiración gótica. En realidad es neo-gótico ya que está hecho en 1928. Uniendo la sede del Gobierno con un edificio religioso.

Os recomendamos perderos por todas las calles del barrio porque algunas conservan su fachada original gótica.

Bajamos y fuimos por el Paseo de Colón hasta el Puerto. Vimos la zona del puerto ya por la noche todo iluminado, donde nos quedamos a beber unas cervecitas sentados frente al puerto.





No nos fuimos demasiado tarde a dormir ya que estábamos muy cansados de todo el día sin parar. 

DÍA DOS


No nos despertamos demasiado temprano porque estábamos cansados, por lo que la mañana la dedicamos sólo a ver la Sagrada Familia.

La Sagrada Familia,  su nombre completo es Templo Expiatorio de la Sagrada Familia, se encuentra también por la zona del Ensanche. Podríamos dedicar una entrada sólo para describirla porque tiene infinidad de detalles. Su arquitecto es Gaudí, se comenzó a construir en 1882 y aún continúa inconclusa. Es la Iglesia europea más visitada tras la Basílica de San Pedro del Vaticano. El estilo de la Iglesia es la síntesis de todas sus etapas artísticas: con partes de estilo neo-gótico (cripta y ábside) y el resto con estilo orgánico, como hemos comentado anteriormente, momento en el que culmina con estilo más personal.





Nos quedamos horas sentados y desayunando en el parque que hay frente a ella observándola. Volvimos a comer a casa y descansar.

Por la tarde fuimos a ver el Arco del Triunfo, de inspiración neo-mudéjar, y el parque de la Ciudadela, donde nos tumbamos a beber unas Paulaner tomando el sol. Os recomendamos ver tranquilamente este parque, en el se encuentra el Zoo de Barcelona. 

Volvimos a casa a cenar y ya por la noche fuimos a ver el Barrio del Raval, paseamos por la Rambla del Raval hasta llegar al MACBA (Museo de Arte Contemporáneo) y en esa plaza nos sentamos a beber unas cervecitas (Si juntas que nos gusta beber y que allí hay paquistaníes por todas partes vendiendo cervezas... jeje) Esta plaza es donde los skaters y gente con estilo más urbano se reúnen a todas horas para patinar, os recomendamos sentaros un rato a observar y sentiros integrados jaja. 

Es un barrio especial, donde se ve mucho arte urbano, graffitis y gente de todas partes. Nos gustó especialmente porque se ve que la gente es más humilde y donde se pueden ver sentados en un banco compartiendo personas de diferentes culturas. 

Después nos fuimos a dormir a casa.

DÍA TRES


Por la mañana nos levantamos temprano y fuimos a trabajar, la zona por la que nos movimos fue la del Parque Güell, pero no entramos, la entrada cuesta 8 euros todos los días de la semana, aún así os recomendamos que entréis. Nosotros no calculamos bien el dinero para ese día, por lo que subimos por el parque que hay justo arriba y allí lo vimos gratis. Su autor es Gaudí  y fue construido entre 1900 y 1914, durante su etapa más personal.  Se llama así porque el autor la construyó para un rico empresario: Eusebi Güell.





Al terminar fuimos a casa a comer y descansar, estábamos tan cansados que nos quedamos en casa hasta la cena. 

Por la noche salimos a probar como era la noche barcelonesa y entramos en la discoteca que había en la Plaza Real, que se encuentra a un lado de La Rambla. Volvimos a eso de las 6 de la mañana y nos acostamos.

DÍA CUATRO


Nos levantamos temprano y fuimos a pasear y hacer fotos por La Rambla, por el Puerto, el Raval, Barrio Gótico, etc. 

La Rambla es el paseo más famoso de Barcelona, donde hay siempre mucha gente, sobretodo turistas por lo que ojo, también hay carteristas. Hay muchos bares, restaurantes y tiendas a sus lados. Son típicas los puestos de flores o souvenirs. Además también estás los artistas callejeros que te pintan la cara o los mimos con disfraces muy conseguidos.


Al final de la calle se encuentra la estatua de Colón la cual posee un ascensor que te sube a los pies de la estatua para ver el paisaje, las vistas al puerto. Es uno de los símbolos más populares de la ciudad. Se construyó por 1888 y no, su dedo no señala a América sino al sentido opuesto:  Génova o Mallorca.


Comimos en el KFC y fuimos andando a casa a descansar.

Por la tarde fuimos al Camp Nou a ver el estadio de fútbol, al que se puede entrar por fuera y ver sus alrededores, tienda, restaurantes... pero entrar al estadio cuesta dinero. Cenamos en el McDonald y posteriormente fuimos al barrio de Hospitalet, por el cual nos quedamos hasta que decidimos volver dormir. 


DÍA CINCO

Esa mañana fuimos a trabajar, vimos la parte del Palacio Nacional donde se encuentra el Museo Nacional de Arte de Cataluña, considerada una de las exposiciones más completas del Románico. También se encuentra la Fuente  Mágica del Montjuic. Desde arriba las vistas son impresionantes y ver también el museo lo es más con la fuente y los jardines. Paseamos también sus alrededores que son precisos.






Comimos en casa y ya descansados, por la tarde fuimos a ver el Barrio de Gracia, otro barrio "alternativo" y bastante humilde. Fuimos al la Plaza de Sol, donde nos sentamos a beber jaja si.. es nuestra rutina. Es una plaza llena de jóvenes con un estilo más hippie. Allí todo el mundo estaba sentado en mitad de la plaza comiendo algo o bebiendo con amigos o parejas.



No nos volvimos demasiado tarde ya que teníamos que madrugar mucho, al día siguiente nos íbamos por lo que cenamos y nos dormimos.

DÍAS SEIS


Nos levantamos a eso de las 5:15 de la mañana para estar con tiempo suficiente en el aeropuerto. A las 7:10 ya estábamos subidos al avión rumbo a casa.


Barcelona es cara comparado con otras ciudades españolas, ya que es una gran capital y uno de los destinos más visitados del mundo. Por ello, hay que saber donde comer y donde comprar, sabemos que en las zonas más turísticas y los puntos claves no va a ser lo más barato si no hablamos de fastfood. 

Que penita nos da volver a casa... pero pronto volveremos a escribir con más destinos y lugares para inspiraros a vosotros viajeros!

Hasta pronto!




Comentarios